Cosas Simples

El juguetear de un pequeño minino, el sentir la brisa sobre la cara, el caminar acompañados de nuestra soledad, a cada paso que damos el viento se entretiene con nuestro cabello y lo revolotea como un niño travieso, el escuchar una canción que nos traen viejos recuerdos y nos transporta en una maquina del tiempo a aquella época de cuando eramos más jóvenes, el recibir una linda y sincera sonrisa de una persona desconocida y que quizá jamás volvamos a ver, pero son estás pequeñas cosas y muchísimas más las que hay que disfrutar a cada instante y en un lunes de lectura con este clima que se antoja un cafecito les dejó este bello poema:

Había olvidado las cosas simples
como decir hola y sonreír
mirar a través de las vidrieras
y buscar golondrinas de verano,
tomar los parques de la mano
y vestirme de muselina blanca
así transparente como el aire.
Había olvidado el olor
de la mañana,
el chocolate y su espuma
del cielo de colores
y ese empezar el día
con alas y canciones.
Vuelvo a sentir la tentación
de mirar a los hombres
descubrir que tienen pasos largos
una barba con sueños,
que pueden inventarnos palabras
como arrullos
y ser una luz placentera entre los poros.
Vuelvo a encontrar esa dulce pereza
de entretener el ocio con gaviotas,
un castillo que trepe hasta mi alma
y ese violín detenido en una nota larga,
vibrante, elástica, como una piel enamorada.
Quiero el agua del grifo,
verla correr, dejar que dance su humedad en mis manos,
el olor del jabón y esa espuma que hace globitos
y me tienta a imaginar planetas transparentes
con hombrecitos pequeñas
de orejas largas y pupilas moradas.
La noche es una cama con almidón de sueños
y un amor vertical que me acompaña.

De: Beatriz Zuluaga

PD: Y recuerden sonreír siempre 🙂