Un día, un niño entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto. – Papá, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Pedrito no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarlo! Su padre, un hombre simple, pero lleno de sabiduría, […]

Si disfrutaste nuestro artículo, siéntete libre de suscribirte a nuestro feed rss