Guadalajara de noche… :s

Y es que ver el puente Matute Remus en su esplendor e iluminación múltiple es fantástico, el estar en la Rotonda de los Caballos, aquellas estructuras de metal tan imponentes, altas y con un porte orgullosas de si mismas. Y para terminar unas ricas «Maruchans» en el Oxxo, después de haber atropellado a una persona.

Y un buen viernes acompañado, con un pequeño accidente previo…